El lado negativo del ttip

¿Qué es el TPP?
El acuerdo conocido como Acuerdo Transpacífico de Cooperación económica, o en inglés Trans-Pacific Partnership (TPP), es básicamente un tratado de libre comercio en donde participan varios países, todos de la cuenca del pacífico. Este trata una amplia variedad de temas y materias relacionadas a las políticas públicas y se firmó en Febrero del 2016 en Nueva Zelanda.
Se supone que el TPP busca rebajar al mínimo todas las barreras comerciales, además de reforzar mucho más los estándares de derecho ambiental y derecho del trabajo. Además, tiene como fin establecer un marco común en lo que respecta a la propiedad intelectual, entre otros puntos.
Lo Negativo del TTIP
Como todo lo relacionado con pactos y Acuerdos, no todo lo que brilla es oro. Si bien es cierto que los países que lo conforman mantienen el punto de que los negocios serán desarrollados en los países que forman parte del TTIP y que todos sus trabajadores van a verse beneficiados por el pacto, los que se oponen a dicho Acuerdo sugieren que todo esto se trata de beneficios meramente económicos que al final de cuentas, solo afectarán a las grandes corporaciones.
Los mismos advierten que todo esto puede presentar riesgos en lo que respecta a la protección del medio ambiente y de la salud, a la deslocalización de los puestos de trabajo, la manipulación de las divisas, los famosos monopolios farmacéuticos, la parte de la seguridad alimentaria y la transparencia de los gobiernos, entre otros.   
Uno de los principales problemas es la falta de transparencia en las negociaciones, ya que en la mayoría de los casos se realizan bajo un alto grado de secretismo y justamente eso ha despertado señales de alarma. Por lo general, el secretismo es sinónimo de que se está haciendo algo que al final a la gente no le va a agradar.
Otros aspectos negativos a tomar en cuenta
Pero eso no es todo, ya que hay mucho más detrás de las críticas que varios han manifestado sobre el TPP. Uno de los puntos principales es que la fusión del mercado estadounidense con el europeo va a promover estándares comunes en lo que se refiere a derechos laborales y del consumidor, de protección de datos y otros temas. Es importante considerar que Estados Unidos es mucho más laxo en la mayoría de estos ámbitos antes mencionados, y esto puede ser por razones económicas y culturales.
Otro de los puntos negativos es el polémico ISDS. Esta cláusula establece mecanismos de arbitraje, la cual para muchos no es más que una protección oscurantista y privada de todas estas empresas contra la potestad legisladora de todos los estados, resultando en que los beneficios que se esperan de todas las grandes empresas terminen siendo el mantra que al final ninguna ley va a atreverse a dañar.
Hay otra gran cantidad de puntos negativos, como que las PYMES serán las grandes perdedoras o que los servicios públicos al final se verán perjudicados al incluirse en el TTIP. Todo esto hace que realmente se vuelva un tema problemático, ya que no es nada conveniente que se vean afectados los negocios pequeños y sus trabajadores.
Pero hay mucha más tela que cortar en este tema y es por eso que ampliaremos un poco más la información, sobre todo para ver y analizar el punto de vista de los que hoy por hoy se oponen a dicho Acuerdo.
Uno de los debates sobre el TTIP tiene relación con los trabajadores. La pregunta del millón es si realmente el TTIP va a crear empleos o por el contrario va a afectar los derechos sociales. Lo cierto es que las negociaciones que se realizan dentro de este acuerdo han creado mucha preocupación en diferentes grupos y también en varios sectores de la ciudadanía, principalmente por una razón específica. Las legislaciones que se quieren poner en armonía (la estadounidense y la de la Unión Europea) son muy diferentes unas de otras y lo otro que preocupa es el silencio y hermetismo con que se lleva la información, avances y acuerdos que se realizan.
El asunto es que hasta el día de hoy, los únicos documentos que se podría decir son oficiales que se encuentran y que se han publicado pueden verse en la página web de la Comisión europea. Sin embargo, por otro lado, tenemos los que se han filtrado por Greenpeace. Esta ONG con sede en Holanda ha sido recientemente protagonista de una campaña bastante mediática para sentar posición en contra de dicho tratado, aduciendo que el mismo va a presentar negativamente las regulaciones de ambas partes y que esto va a incidir de forma altamente negativa en la seguridad y la calidad de los productos. Pero esta no sólo ha sido la única ONG en pronunciarse en contra, han habido otras, como por ejemplo en Madrid y otros lugares, sumando casi 1800 en su totalidad.
Aunque muchos apelen por las buenas intenciones del Acuerdo, la comisión europea dice que el TTIP generará una mayor apertura y transparencia, promoverá una mayor compatibilidad reglamentaria cuando sea posible y en donde se pueda hacer y también que se reducirán costes innecesarios. Todo esto sucederá, según ellos, sin perder los niveles de protección que se han alcanzado ya en Europa.
La tendencia de los tratados de libre comercio
Si analizamos la historia, cuando nos referimos a los tratados de libre comercio que se han firmado hasta el momento, por lo general han impactado de forma profunda en los derechos laborales, lo cual es grave. Casos así se han presentado en el tratado NAFTA, así como en los tratados que se han hecho con Centroamérica y en la zona andina. Lamentablemente, la tendencia es que dichos tratados favorecen siempre o en la mayoría de los casos a las empresas que utilizan el trabajo como un factor de competitividad y a los Estados, eliminando barreras para las estrategias que se presentan de dumping social.
Para finalizar, los tratados y acuerdos generalmente cumplen con 3 dinámicas comunes. Impulsan la competencia entre todos los Estados para así lograr atraer más inversiones por medio de una rebaja de todas las normas reguladoras de derechos sociales y laborales. Con esto y con el fenómeno del Dumping social, que se ha instalado como una práctica empresarial bastante habitual, se llega a provocar una carrera a la baja en lo que respecta a los estándares socio laborales. Por último, limitan de forma directa e indirecta la capacidad que se puede tener de regular todo lo que concierne al trabajo y a la seguridad social, tanto del Estado como sus administraciones públicas.
Por esto, las consecuencias negativas para los que se oponen serán mucho más altas que los pros. Lo cierto es que, aunque los que están a favor del TTIP se empeñan en promover los puntos positivos, sus detractores le dan más importancia a todas las fallas y aspectos negativos de este Acuerdo, lo cual al final de cuentas debe de pesar más, sobre todo si se van a ver afectados los intereses de la mayoría.
Conclusión
Sin duda alguna, los problemas relacionados con el TTIP no son algo que se puedan dejar de lado restándole importancia. Todos tenemos el deber de evaluar distintas situaciones y de poder considerar las razones por las cuales ciertos tratados de comercio puedan volverse un asunto serio.
Referencias
https://www.laboral-social.com/en-que-afecta-ttip-trabajadores.html
https://www.elperiodico.com/es/opinion/20160502/el-lado-oscuro-del-ttip-5103186
https://www.elconfidencial.com/mundo/2016-10-26/mas-alla-del-si-o-el-no-al-ttip-un-ensayo-para-abrir-el-debate-alrededor-del-modelo-social_1279880/